Padre Daniele Badiali

...ogni giorno partirò!

Home El infancia

El infancia

Daniele Badiali nace en Faenza el 3 de marzo de 1962 y es bautizado el 8 de marzo en la capilla de la maternidad. La suya es una familia de agricultores, que vive en el campo de la ciudad de Faenza; su parroquia es Ronco. Además de su padre Luigi, su madre Giuseppina y su hermana Alessandra, conforman su familia los abuelos Domenico e Ida, los tíos Remo y Bruna y los primos Gabriele y Maria Grazia.

Daniele recibe el Sacramento de la Primera Comunión en mayo de 1971 y en septiembre de 1973 recibe el Sacramento de la Confirmación. Su Mamá así lo recuerda: “ Era un niño tranquilo, le gustaba estudiar y leer. Los domingos en los que nos solían visitar los tíos y primos Daniele jugaba con mucho gusto. Amaba cantar y pronto se apasionó por la música y aprendió a tocar la guitarra, siguiendo clases privadas.

Il giovane DanieleDespués de la escuela secundaria asistió al Instituto Profesional para la Agricultura de Faenza”. Cuando cambia el párroco en Ronco en 1974, llega en su reemplazo Don Antonio Samorì, que sigue siendo el párroco actual. Él enfrenta la crisis de adolescencia que perturba a los jóvenes de la parroquia después de la Confirmación, y entre ellos Daniele y su primo Gabriele, formando un grupo pequeño al que lleva a conocer lasdiferentes experiencias de voluntariado. Para ellos, en el verano, organiza campamentos en la localidad de los Apeninos de Romagna.

Por lo tanto, Daniele relata así ese período:

"Yo era un joven que hasta los doce o trece años vivía tranquilamente en la parroquia aquí en Ronco; vivía con otros jóvenes, pero vivía una vida normal, tranquila. Un día conocí a algunos jóvenes que trabajaban para los pobres. Ellos me hicieron conocer realidades que nunca me hubiera imaginado hasta ese momento. Yo no pensaba que en el mundo pudieran existir personas que murieran de hambre, yo que nunca había sufrido por la falta de nada: mis padres siempre me habían dado todo, porque me amaban mucho. Estos chicos me dieron a conocer que habían personas que estaban mal, y entonces comencé a preguntarme: ¿quién soy? ¿Por qué yo estoy bien y muchas otras personas están mal?
Empecé a hacerme preguntas serias (¿por qué yo tenía tanta suerte y otros sufrían?). Así es cómo nacen las cosas. Uno se hace preguntas, de lo que ocurre al nuestro alrededor, de por qué será así..”